• Telf: (34) 952 200 185
  • info@labomac.es

Blog Laboratorio Labomac

Alternativas para las comidas de niños en verano

Jul 16 2018

Llegan las vacaciones de verano, es momento de descansar y de disfrutar de la familia. Aunque , a veces , las vacaciones pueden llegar a ser un auténtico quebradero de cabeza, ya que se rompe con la rutina de horarios y de comidas. Aun así, es muy importante que no descuidemos la alimentación de los más pequeños de la casa durante los meses de verano. La relajación en las normas no quiere decir que nos tengamos que sumir en el más profundo caos. Si tenemos claros los conceptos básicos de cómo tiene que ser una dieta saludable y mediterránea, seguro que seremos capaces de sacarle el máximo partido al verano. Una premisa que hay que seguir para mantener una alimentación infantil saludable en verano es que los padres lleven una dieta variada que les pueda servir de modelo a los niños. Este hecho toma mayor fuerza durante estos meses, ya que la familia comparte más tiempo.

Esta época del año es el mejor momento para hacer partícipes a los niños de las preparaciones de los platos. En verano, apetecen platos sencillos que no necesitan grandes técnicas culinarias. De esta manera, los niños pueden  ser los protagonistas a la hora de preparar ensaladas, aderezar la carne o el pescado para hacerlos a la parrilla o, incluso, ayudar con el picnic para el día de playa.

El verano es también un buen momento para que los niños diversifiquen su dieta y descubran nuevos sabores, así como preparaciones culinarias. Los viajes son el mejor medio para conocer culturas gastronómicas diferentes. Asimismo, visitar un mercado local puede ser una excursión muy divertida que permitirá a los niños descubrir la amplia gama de colores de las fruterías o la gran variedad de especies que puede haber en una pescadería.

¿Qué comer y beber en verano? En verano, podemos saltarnos las reglas. Ahora bien, conviene hacerlo con cierto orden si no queremos lamentarnos en otoño. Aquí dejamos unos consejillos para mantener una alimentación infantil saludable durante esta estación del año:

El postre o la merienda no deben ser siempre helado. La oferta de frutas de temporada en verano es tan extensa que hay margen suficiente para que el helado siga siendo un alimento reservado para momentos puntuales.

Hidratarse es fundamental y lo mejor es el agua. También, sirven la leche natural, aguas de limón y zumos caseros o cremas frías. Aunque los refrescos y los batidos son muy atractivos para los niños, no son la mejor opción.

No hay que obligar al niño a comer. De la misma forma que el calor puede quitarnos el apetito a los adultos, sucede lo mismo con los pequeños. Lo importante es darles comidas ligeras y completas como, por ejemplo, unas lentejas en ensalada con sardinas en conserva en vez de unas lentejas estofadas y atún en salsa de tomate.

Es importante que los niños realicen varias comidas a lo largo del día y que el “picoteo” sea fruta troceada, yogures o leche.

Las barbacoas son algo más que chorizo y panceta. Éstas pueden incluir pescados azules, marisco, verduras, etc. Todo ello, ayudará a darle variedad a la socorrida parrillada y a que los niños miren estos alimentos más “difíciles” con otros ojos.

No perder de vista la higiene de nuestras manos y llevar a cabo una buena conservación de los alimentos es fundamental, ya que en verano es cuando se producen el mayor número de intoxicaciones alimentarias.

Visto 121 veces
Valora este artículo
(0 votos)

About The Author

Labomac

Olga Aguilera Cortés es la directora de Laboratorio Labomac en Málaga, Licenciada en Farmacia por la Complutense de Madrid y Especializada en Análisis Clínicos y rotación en Microbiología en el Instituto de Salud Carlos III.