• Telf: (34) 952 200 185
  • info@labomac.es

Analisis de Agua y Alimentos en Málaga

Control de Legionella

Las instalaciones de Agua Caliente Sanitaria (ACS), si no son convenientemente diseñadas y mantenidas, pueden convertirse en focos amplificadores de la bacteria Legionella, causante de la legionelosis.

Las instalaciones con acumulador y circuito de retorno están clasificadas como “instalaciones con mayor probabilidad de proliferación y dispersión de Legionella”. La presencia de circuito de retorno en un sistema de ACS presenta ventajas e inconvenientes. Entre las ventajas cabe destacar, por ejemplo, que ayuda a mantener la temperatura del agua circulante más caliente al volver al depósito en cada ciclo, mejora el confort de los usuarios porque disponen más rápidamente del agua, supone un ahorro energético y de consumo de agua importante ya que evita desechar agua que había sido previamente calentada. Como inconvenientes: la instalación con circuito de retorno es más cara y compleja de diseñar, puede favorecer procesos de corrosión cuando existen mezclas de metales en los circuitos (por ejemplo, acero galvanizado y cobre), si no se mantiene correctamente favorece la formación de biocapa, la presencia de incrustaciones calcáreas puede disminuir la circulación del agua y crear reservorios de agua estancada y a baja temperatura presentan elevados riesgos.

En instalaciones de gran tamaño, como por ejemplo hoteles, hospitales, residencias de ancianos, polideportivos, vestuarios laborales, o instalaciones centralizadas en general, el uso de circuito de retorno esta muy extendido y técnicamente es una buena opción, aunque actualmente existen otras posibilidades adecuadas como el uso de un sistema de traceado de uso muy restringido en España. Las instalaciones de ACS centralizadas en viviendas particulares, no están recogidas en el ámbito de aplicación del Real Decreto 865/2003. No obstante, dado que se trata de una instalación de riesgo de proliferación y dispersión de Legionella, deberían disponer de un programa de mantenimiento acorde a los requisitos del citado Real Decreto.

Los aerosoles creados en una instalación de ACS no son emitidos al ambiente exterior, por lo que la población expuesta al riesgo se limita a los usuarios de dicha instalación. Las instalaciones dedicadas a lugares públicos o con multitud de usuarios, tales como hoteles, hospitales, residencias, gimnasios, vestuarios laborales, etc., presentan un especial riesgo por el elevado nivel de población que las utiliza. En algunos casos, las instalaciones de ACS son utilizadas directamente por personas especialmente susceptibles: residencias de ancianos, hospitales, etc.

El análisis de Legionella, se realiza también según RD 742/2013 en Piscinas Climatizadas con aerosolización y en Jacuzzis de agua caliente, una vez al mes. La Legionella, se controla anualmente en Sistemas de Agua Caliente (ACS) (aljibes, duchas, jacuzzi, retornos de acumuladores, …), en Sistemas de Riego por aspersión, en Depósitos Contra Incendios (DCI), Sistemas de Lavado de Vehículos …

Todas las instalaciones deben tener un plan anual de mantenimiento, en el que empresas especializadas realizan la limpieza y desinfección. Para el buen control de Legionella, se debe mantener una buena temperatura y un adecuado nivel de cloro libre residual.

Una de las características de Legionella es que es una bacteria capaz de sobrevivir en un amplio intervalo de condiciones físico-químicas, multiplicándose entre 20 ºC y 45 ºC, destruyéndose a 70 ºC, siendo su temperatura óptima de crecimiento de 35 ºC a 37 ºC. El estancamiento del agua favorece su multiplicación. Si la instalación produce aerosoles (jacuzzis, duchas ….) la bacteria se dispersa por el aire y penetra por inhalación en el aparato respitatorio.

El laboratorio realiza el análisis de aguas con riesgo de contener Legionella, hace recuento e identificación del serotipo.